domingo, 14 de agosto de 2022.

Pumas se parece más a Pumas

jueves, 18 de enero de 2018
364 Vistas
Sin categoría
Por Rodrigo Bautista
En sólo dos jornadas y de un solo zarpazo, parece que Pumas está buscando eliminar de raíz la penosa imagen dejada el semestre pasado.
Apenas inicia, pero no aceptar que la ilusión del aficionado puede estar construyéndose, luego de destacadas victorias, una de ellas repleta de personalidad y orgullo en Pachuca, mientras que la de ayer, en CU, con una contundencia importante mostrando un juego en ataque festivo y demoledor.
Hasta ahora, segunda fecha del torneo, el goleador Castillo parece divertirse al lado de Matías Alustiza, un futbolista de todos conocidos por su calidad individual, sus rasguños de extrema eficacia y significativa diferencia en la última zona. Eso sí, es un elemento enigmático fuera del campo al que le cuesta, quitando su estancia en el Puebla, hacer huesos viejos en los clubes por donde pasa.
David Patiño parece tranquilo en sus palabras y acciones, un hombre del riñón universitario que tomó al equipo cuando ardían los ladrillos y que, sin ruido ni demagogia, va tratando de regresar a Pumas al lugar que le pertenece. Por el momento, el inicio no podía ser mejor.
Líderes de la tabla general y con el goleador del certamen. Queda todavía mucho por recorrer, pero para lo que era Pumas hace no más de mes y medio, en verdad es digno el recalcar su presente.
Con un instinto depredador en el área que le ha permitido poner a los Pumas UNAM en el liderato del Clausura del futbol mexicano, el chileno Nicolás Castillo se ratificó este fin de semana como el nuevo jugador símbolo de los universitarios, con los cuales anota este año un gol cada poco más de 44 minutos.
Recuperado de una cirugía de tobillo que se hizo el año pasado en Portugal, Castillo convirtió hoy par de anotaciones para guiar a los Pumas a una victoria de 3-1 sobre el Atlas, con lo que llegó a 17 dianas en 22 encuentros con el equipo, una frecuencia de crack.
Luego de debutar como profesional en el 2010 con la Universidad Católica de su país, Castillo ha cumplido un proceso de maduración que lo llevó a la liga belga con el Brujas, a la alemana con el Maguncia 05 y a la italiana en la que jugó con el Frosinone, después de lo cual, regresó a su equipo de origen.
Potente, con una buena técnica y capaz de sacrificarse en favor del equipo, el delantero ha formado parte de la selección chilena en las dos últimas eliminatorias mundialistas y fue integrante del cuadro campeón de la Copa América del 2016, en cuya final convirtió uno de los goles de la serie de penaltis ante Argentina.
Después de ese logro, el jugador fichó con los Pumas y aunque en su primer torneo sufrió dos expulsiones y tuvo problemas físicos, convirtió ocho anotaciones en 11 partidos del Clausura 2017.
El pasado semestre, en el Apertura, volvió a mostrar su instinto goleador con cinco dianas en nueve encuentros, sin embargo, una grave lesión de tobillo lo llevó al quirófano y se perdió gran parte de la temporada.
Ahora, sano, el chileno de 24 años ha regresado con su buen futbol y fue la figura de mejor rendimiento en la segunda jornada del Clausura, porque además de anotar dos veces, fue protagonista del otro gol de los Pumas, al desmarcarse y ponerle una asistencia al argentino Matías Alustiza, anotador.
Aunque lleva poco tiempo en el cuadro universitario y está lejos de las proezas en el equipo de figuras como Hugo Sánchez, el brasileño Evanivaldo Castro, “Cabinho”, o el portero mexicano Jorge Campos, el chileno Castillo ha mostrado con la camiseta de Pumas un descaro a la hora de anotar y arropado por sus goles, comienza a ganarse un lugar como símbolo del equipo.
Con su actuación este fin de semana, Nico Castillo lideró a la legión de chilenos en la jornada dos, en la cual Felipe Mora anotó dos veces y le dio a Cruz Azul una victoria de 1-3 sobre Guadalajara.
Comparte en redes sociales:

Dejar un comentario

Cerrar