martes, 19 de octubre de 2021.

¿Fracasan los programas sociales para jóvenes?

miércoles, 11 de agosto de 2021
864 Vistas

Los programas sociales que la administración de López instrumentó para apoyar a los jóvenes y evitar que se vayan por el mal camino y cometan delitos, hasta el momento no han dado los resultados que esperaban.

Lamentablemente de acuerdo a lo publicado por El Financiero el 9 de agosto del 2021 los resultados en ese sentido, no son nada favorables. “Jóvenes delinquen más, pese a programas para alejarlos del crimen”. La participación de adolescentes en infracciones a la ley o hechos delictivos, tanto del fuero común como del fuero federal, se incrementó 8.2 por ciento en los primeros cuatro meses de 2021, pese a los esfuerzos del gobierno federal por evitar que los jóvenes caigan en el crimen. Cifras de la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana (SSPC) muestran que en enero había en el país una población de 5 mil 266 adolescentes en conflicto con la ley; para abril la cifra subió a 5 mil 699.

En ese lapso también se incrementó la aplicación de medidas de suspensión condicional del proceso, salida alterna para que la persona imputada termine su proceso penal mediante un plan de reparación del daño. La estadística oficial no cuenta con datos para enero sobre el número de adolescentes que han accedido a esa figura, pero para abril fueron mil 145, en su mayoría personas que regresaron al seno familiar.

Por tipo de infracción, según las cifras oficiales, son las relacionadas a hechos delictivos del fuero común las que más cometen los adolescentes, entre ellas, por ejemplo, el robo, lesiones u homicidios.

En enero había 4 mil 669 adolescentes relacionados con alguna infracción a la ley o hecho delictivo del fuero común y 597 más estaban ligados a hechos del fuero federal, incluido el tráfico de droga.

Para abril, ambos indicadores se incrementaron. En el caso de las infracciones a la ley del fuero común pasó a 4 mil 847 (3.1 por ciento más), y los vinculados a hechos del fuero federal subieron a 852 (42.7 por ciento de alza).

Lo anterior, a pesar de que el presidente López Obrador ha señalado que los adolescentes son un sector de la población altamente vulnerable ante el crimen organizado, y sostiene que atender a este segmento permitiría “serenar” al país, con programas como Jóvenes Construyendo el Futuro y Jóvenes Escribiendo el Futuro.

El mandatario dijo en agosto de 2019 que hay varios programas de apoyo a jóvenes, “para que nadie sea enganchado o sonsacado y se vaya a la delincuencia… Queremos atender a los jóvenes para que, de esta manera, podamos serenar al país”, insistió en un evento en Coahuila.

Incluso ayer, en Chihuahua, López Obrador señaló que “la verdadera contienda con los jefes de los grupos delictivos” es “que no se lleven a los jóvenes, que no sean parte de un ejército de reserva para la delincuencia, y eso sólo se logra atendiendo a los jóvenes, al pueblo, combatiendo la pobreza”.

En relación con su estatus jurídico, la mayoría de los adolescentes en conflicto con la ley está con una sanción.

En enero había 2 mil 81 adolescentes aún bajo proceso y 3 mil 185 ya tenían una sanción, mientras que para abril la cifra de procesados fue de mil 341 bajo proceso y 3 mil 213 ya sancionados.

Para abril había mil 145 adolescentes que estaban ya bajo la figura de la suspensión condicional del proceso, por lo que estos no se catalogan como procesados y ya sancionados.

Los 10 estados con mayor número de adolescentes en conflicto con la ley para abril eran Jalisco (903), Sonora (497), Estado de México (442), Guanajuato (371), San Luis Potosí (334). La lista la completan Nuevo León (293), Chihuahua (276), Zacatecas (223), Baja California (217) y Aguascalientes (214).

CRONICA DE UN FRACASO ANUNCIADO

Muy preocupante los datos relacionados con los jóvenes que delinquen y que López maneje programas sociales en los que se “gastan aparentemente” miles de millones de pesos para que no sean delincuentes, y que finalmente no logran impedir que los jóvenes se incorporen a la delincuencia.

Algo está pasando, que ha llevado a fracasar los programas. En esa línea, El Informador difundió el 2 de marzo del 2020, “Desaprovechan recursos en 5 programas sociales de AMLO”. Al cierre de 2019, cinco programas sociales considerados como prioritarios por el Presidente Andrés Manuel López Obrador presentaron un subejercicio de cinco mil 444.5 millones de pesos (MDP), según los “Informes sobre la situación económica, las finanzas públicas y la deuda pública”, presentados por la Secretaría de Hacienda.

Uno de los que se quedó con el mayor monto sin ejercer fue el de Jóvenes Construyendo el Futuro, con mil 906.9 MDP (distribuye tres mil 600 pesos mensuales por persona).

En el caso del programa de Jóvenes Construyendo el Futuro se tenía proyectado entregar apoyos a un millón de jóvenes que no estudian ni trabajan. Se aseguró que la meta se cumplió en agosto pasado, pero para el cierre de 2019 se tenían 900 mil aprendices, quienes fueron colocados en 170 mil centros de trabajo, según datos de la Secretaría de Trabajo y Previsión Social. Arrojó un subejercicio de mil 906.9 millones”.

Posteriormente nos enteramos que, Jóvenes Construyendo el Futuro capacitó a un millón 211 mil 600 jóvenes entre 18 y 29 años del 1 de septiembre de 2019 hasta el 30 de junio de 2020 y se ejercieron desde su arranque, 14 mil 167.3 millones de pesos, el 57 por ciento del presupuesto modificado del programa, que asciende a 24 mil 890.7 millones de pesos.

En cuanto al programa Jóvenes Escribiendo al Futuro, el programa tiene el objetivo de otorgar becas para la permanencia escolar y conclusión de alumnos de nivel superior. Su cobertura es nacional y su población objetivo son alumnos inscritos en Instituciones Públicas de Educación Superior (IPES) o en Instituciones de Educación Superior (IES) que cuenten con convenio de colaboración y con una beca académica de 100%, de hasta 29 años de edad y con un ingreso mensual per cápita menor a la Línea de Pobreza por Ingresos (LPI) (DOF 2020b).

No obstante, el programa atenderá, sin considerar los requisitos de edad y condición socioeconómica, a los alumnos inscritos en Universidades interculturales; Escuelas Normales Indígenas; Escuelas Normales con educación intercultural; Escuelas Normales Rurales; Universidades para el Bienestar Benito Juárez García, y en la Universidad de la Salud de la Ciudad de México (DOF 2020b).

La beca asciende a 2 mil 400 pesos mensuales y su entrega será bimestral hasta por 40 mensualidades a cada becario en un periodo de cinco años, a reserva de verificar su estatus de inscripción vigente (DOF 2020b).

El programa tiene un presupuesto de 7 mil 776 mdp para 2020, que representa 1% del gasto educativo total y 5.8% del presupuesto para educación superior en el año. Respecto a su asignación en 2019, es posible observar un aumento real de 73.9% que de igual manera corresponde a la transferencia de becarios de nivel superior de PROSPERA a Jóvenes Escribiendo el Futuro.

Al cierre del bimestre de 2020, el programa contabilizó 259 mil 461 becarios; es decir, 9.4% de los estudiantes de nivel superior público.

Y para el 2021, el apoyo económico consta de un monto total por $9,600.00 (nueve mil seiscientos pesos 00/100 M.N.) para el periodo comprendido de septiembre a diciembre de 2021, distribuidos en 2 pagos bimestrales por la cantidad de $4,800.00. Con capacidad para otorgar 410 mil becas.

Súmenle estimados lectores los miles y miles de millones que en estos dos programas ha gastado y sigue gastando López y su 4-T en los jóvenes, para que una parte de ellos 5 mil 699, terminen delinquiendo. ¿Triunfo o fracaso de estos programas? Usted que piensa.

Comparte en redes sociales:

Dejar un comentario

CLOSE
CLOSE
Cerrar