viernes, 12 de agosto de 2022.

Pésima relación México-EUA

miércoles, 22 de junio de 2022
139 Vistas

Las pésimas acciones, decisiones y Ocurrencias de López desde que Joe Biden ganó las elecciones para Presidente de los Estados Unidos, han llevado a que nuestro país tenga una pésima relación con ellos.

Cada día es más tensa la relación que se muestra y demuestra por ejemplo con el hecho de que Estados Unidos no lleve a cabo el protocolo diplomático de avisarle a las autoridades mexicanas que lanzaría una alerta, para que norteamericanos no visiten ciudades de México que considera peligrosas por la gran inseguridad que tienen. Al igual que el reporte que se presentó ante el Congreso Norteamericano señalando que López no ha llevado a cabo acciones efectivas contra la corrupción y el establecimiento del estado de derecho. Y qué decir de Congresistas norteamericanos que han vertido declaraciones cuestionando la forma en que López está gobernando.

Peor aún en un tema por demás importante, el energético, donde en México involucra a Pemex, el caso de las refinerías. Razón por la cual son constantes las visitas de Ken Salazar, Embajador de los Estados Unidos en México, y últimamente del encargado de asuntos energéticos John Kerry, mientras López sigue afirmando que somos ecologistas. Cuando la realidad de lo que hace y decide López en ese tema, no coincide en los hechos con lo que establecen los Estados Unidos.

El tema de las energías limpias que se marca en la agenda norteamericana, López trata de aparentar que trabajan en conjunto, pero la realidad es todo lo contrario. Razón por la cual Ken Salazar va constantemente a Palacio Nacional a reunirse con López, y tercera vez que John Kerry asiste. Llamando la atención que cuando estos funcionarios estadounidenses salen de la reunión, tienen cara de estar satisfechos de lo que hayan platicado y lo que hayan acordado con López, inclusive se da a los Medios una declaración conjunta respecto a las energías limpias.

Pero después con las acciones de López, vienen las contradicciones de fondo en esa materia, porque no coincide en que las energías limpias es un camino relevante para el futuro del mercado energético.

Inclusive el decálogo de López sobre el comportamiento energético y de protección al medio ambiente, es tan falso como los diferentes decálogos que ha dado a conocer en otros temas. Porque es un gobierno, el de la 4-T, parlante, dado que una cosa es hablar, prometer, ofrecer, y otra cumplir. Dado que si los compromisos en materia energética, política y de cualquier orden con los Estados Unidos, fueran reales, no habría la necesidad de que vinieran a México sus funcionarios tantas veces, para tratar el mismo tema, dado que se arreglaría en la primera reunión. Pero tantas veces reunirse, significa que no hay entendimiento.

Para mala fortuna de los Estados Unidos, lo anterior indica que no entienden a México, en su forma, en la manera en que los mexicanos podemos históricamente enredar las cosas, para hacerles creer lo que no es. Por lo tanto, cuando se reúnen con López y todo parece estar bien, al regresar a los Estados Unidos y revisan lo que se “acordó”, se dan cuenta que no está apegado a la realidad de lo que se habló. Por eso tienen que regresar.

Así se aplican diplomáticamente en esta 4-T, es elusiva, todo se hace para un lado, todo se resbala, para nada concretar y todo evadir.

No podemos olvidar que la relación de López con Biden inició mal, al no felicitarlo por su triunfo electoral, por creer que Trump podía aún ganar. Lo que no sucedió y sí exhibió a López, dejando un mal precedente.

De igual manera, el tema de la Cumbre de las Américas, fue otro grave error de López, quien aparte de no asistir, le reprochó la negativa para invitar a países como Cuba y Venezuela a la Cumbre de las Américas y acusó al Presidente Joe Biden, de estar “sometido a fuertes presiones” de parte de interés políticos en su país, principalmente de conservadores.

Lamentando que por las elecciones critiquen a México y advirtió que, si pretenden «agarrar como piñata» a nuestro país, habrá consecuencias.

Justificando su ausencia en la cumbre: «Entonces, Cumbre de las Américas ¿para qué?, y no considero que sea una gente de malas intenciones el presidente Biden, al contrario: yo veo a una persona buena, pero está sometida a fuertes presiones, a chantajes de estos personajes que están medrando con esa política. Nada más que, aunque entiendo la postura del presidente Biden, no la comparto, porque eso no se debe de permitir, ¡es tiempo de decir basta!, ‘y no me vas a estar chantajeando’, porque lo primero son los pueblos».

López Obrador indicó que está de lado de Biden, aunque para dar mayor claridad a su postura, respecto a su defensa de los pueblos en Latinoamérica, va a apoyar a quien respalde a los migrantes. Agregando: “Puedo ser más claro: quien esté en contra de los migrantes no va a contar con nuestro apoyo y quién practique la xenofobia, el odio al extranjero no cuenta con nuestro apoyo y, el clasista, que en esencia es el desprecio a los pobres, no cuenta con nuestro apoyo y el que maltrate a un mexicano”.

Finalmente, lamentó que por las elecciones en Estados Unidos no se puedan tomar decisiones y sostuvo que los norteamericanos deben cambiar esa mentalidad y pensar en la siguiente generación: “cuando tiene campañas no hacen nada, este año, no se pueden esperar cambios profundos, porque todo se mide en función de la elección de noviembre, eso también hay que cambiarlo, no hay que pensar en la próxima elección, sino en la próxima generación”.

Esto es solamente parte de las Ocurrencias que ha dicho y hecho López, por lo que la relación con los Estados Unidos cada vez está peor. Muy mal que López siga actuando y decidiendo como López y no como el Presidente de México. Enfrentando el dilema entre el querer ser y el deber ser.

 

 

Comparte en redes sociales:

Dejar un comentario

Cerrar