lunes, diciembre 17, 2018



Migración política

Al igual que la materia, los políticos mexicanos no se destruyen, solo se transforman y el caso del partido MORENA es el mejor ejemplo de cómo es posible cambiar y sobrevivir.

Así, a una semana del triunfo de Andrés Manuel López Obrador hemos visto como todos quieren estar junto al victorioso. Los empresarios, los gobernadores, los medios de comunicación y hasta los deportistas. Todos con AMLO.

Pero qué pasa realmente con nuestro sistema de partidos y en especial con nuestra clase política.

Según el cómputo distrital final, dos partidos políticos perderán su registro: el Partido Nueva Alianza y el Partido Encuentro Social, dos institutos que sólo han servido para darle unos puntitos a los partidos grandes en las elecciones que han participado.

Además, a nivel nacional los Partidos de la Revolución Democrática, Verde Ecologista de México y Movimiento Ciudadano no alcanzaron el tres por ciento en la elección para Presidente de la República que exige la ley electoral para mantener el registro. Sin embargo, aún no se ha definido si estos tres institutos políticos mantendrán o no el registro, ya que existen interpretaciones jurídicas de que sí lograron el 3 por ciento, al menos, en alguna de las tres elecciones federales, ya sea para Presidente, o para la Cámara de Diputados y el Senado podrían mantener su calidad de partidos nacional. Tendremos que esperar el pronunciamiento de las instituciones electorales.

Sin embargo, partidos van y partidos vienen, no importa si se mantienen el registro, todos los políticos caben en otros. El caso más sonado puede ser el de Germán Martínez, ex presidente del PAN que ahora es pieza fundamental de AMLO y MORENA y está candidateado como futuro Director del ISSSTE.

También el del actual gobernador de Chiapas, Manuel Velasco, que fue evidente su simpatía y trabajo por Andrés Manuel mientras su partido, el Verde Ecologista, perdía el poder en el estado.

O qué decir de Miguel Barbosa, ex coordinador de los senadores del PRD que unas semanas antes de unirse a MORENA hablaba pestes de López Obrador hasta que negoció la candidatura de ese partido para competir por Puebla.

Así podemos nombrar un sinfín de políticos que cambian de partido sin importar ideologías o valores.

Total, de lo que se trata es de subsistir.

Esperemos a que AMLO tome posesión para notar cuantos priistas, panistas o perredistas se suman al gobierno de quien dijeron odiar durante tanto tiempo.

@agsarubbi

 

Comparte en redes sociales:

Leave A Comment

Accesibilidad