lunes, 8 de agosto de 2022.

El engaño político

lunes, 22 de enero de 2018
931 Vistas
Sin categoría

Nicolás Maquiavelo lo dijo claramente: la política es el arte de engañar y en México, el engaño es el ADN de nuestros políticos.

 

Desde hace varios meses que inició el proceso electoral las mentiras han sido la constante. Nos engañan diciendo que no habrá campañas hasta abril, pero desde noviembre padecemos una campaña encubierta y solapada. Nos engañan informando que aún no hay candidatos, cuando ya tenemos a los tres nombres que participarán en la contienda electoral.

 

Nos engañan diciendo que los ciudadanos tenemos el derecho de postularnos, pero nos cierran las puertas para que solo los políticos de siempre sean los dueños de las candidaturas.

 

Y ahora, los políticos nos engañan renunciando a sus partidos para unirse a otras fuerzas políticas que sí les garantizan puestos de elección popular.

 

Así, en la desesperada búsqueda del hueso, vemos cómo panistas se unen a lo que siempre han detestado: el proyecto de Andrés Manuel López Obrador. Perredistas se mezclan con los panistas para salvaguardar su existencia, provocando un resultado que nadie cree.

 

Este fin de semana nos informamos de una de las incoherencias políticas más grande que puede tener esta elección de 2018. La diputada panistas Gabriela Cuevas, quien en 2005 pagara la fianza para que López Obrador no fuera encarcelado en aquel periodo del desafuero y evitara así que el entonces perredista se convirtiera en mártir político, anunció su salida del PAN, donde militó toda su vida y partido al que le debe todos sus puestos de elección popular, e informó que se unía a MORENA.

 

En pocos minutos, el PAN informó que el berrinche de la ex panista distinguida se debió a que no se le garantizó una diputación.

 

En días pasados, el ilustrísimo ex priista, Javier Lozano informó que dejaba el PAN y se regresaba al PRI para apoyar a José Antonio Meade. Y de ser una de las voces más aguerridas del panismo de Felipe Calderón, pasó a ser portavoz del ahora precandidato Meade.

 

Y así, durante 2017 hemos visto un desfilar de perredistas pasando a MORENA, de panistas yendo al PRI y alianzas partidistas sin pies ni cabeza.

 

Con sus acciones, los políticos mexicanos practican el engaño, renuncian a sus partidos para buscar garantías para estar en el poder, pero jamás muestran altura.

 

Cuando informan de sus renuncias, lo mexicanos esperamos por lo menos que también renuncien a los puestos que sus partidos les dio: Gabriela Cuevas debió haber renunciado al senado, también Javier Lozano a su curul. Al igual que Alejandro Encinas, Miguel Barbosa y muchos más que dejan a sus partidos por un nuevo hueso.

 

Pero eso jamás pasará. En política lo único que importa es eternizarse en el poder… sino para qué se vuelven políticos.

 

  1. Abran la APP del INE inmediatamente para que los ciudadanos podamos competirle el poder a los de siempre.

 

@agsarubbi

 

Comparte en redes sociales:

Dejar un comentario

Cerrar