jueves, octubre 17, 2019



Derrotados por la moral

septiembre 23, 2019
131 Views

Andrés Manuel López Obrador se equivocó nuevamente. La oposición no está moralmente derrotada, ha sido vencida por la falta de moral política.

Desdibujada desde el triunfo aplastante del actual Presidente, el PAN y el PRI no encuentran el camino para volverse oposición real. Ocupan una curul en el Congreso pero no pesan, sólo llenan un espacio.

Con una mentalidad derrotada, ambos partidos han volteado la mirada el pasado.

El PAN regresa a Vicente Fox a sus filas. Busca recuperar un partido ante la división interna que promueve su otro ex Presidente, Felipe Calderón más que fortalecerse. El blanquiazul está en ruinas y convoca a un destructor más que un arquitecto.

El PRI vuelve a lo de siempre, a la sospecha de corrupción. Con apenas unas semanas como dirigente nacional, Alejandro Moreno alias “Alito”, pasó de ser una marioneta de AMLO a un priista de siempre: la corrupción como sello de su accionar político.

La Fiscalía General de República filtró a medios que al priista se le investiga por una denuncia de enriquecimiento inexplicable hecha por otro priista, Ulises Ruíz.

La oposición tiene a su cáncer dentro de sus filas.

El Presidente no necesita luchar contra ellos. Solitos le están dejando el mejor de los escenarios, una oposición pulverizada que le garantiza tener nuevamente la mayoría en las elecciones intermedias de 2021.

AMLO ve sonriente desde su silla de Presidencia imperial. Nadie se le pondrá enfrente. No hay un partido político con la fuerza para detenerlo y lo más triste, hasta el momento tampoco se avizora algún movimiento ciudadano fuerte.

Las marchas, donde los mexicanos opositores se congregaban, han sido reventadas. Los protagonismos de líderes y su poca transparencia en sus intereses, provocaron que apenas cientos de personas caminaran en las calles de las ciudades.

La ciudadanía también está vencida por la poca moralidad política de sus convocantes.

La política en México no está vencida por un líder histórico. ¡No! Está acabada por la falta de moralidad política.

Los valores de los políticos no son puros, están pervertidos. Es la historia de México.

Y en ese mal, Morena, el partido del Presidente tampoco está exento. En el pasado acabaron con el PRD. Mostraron que de ética poco saben y ahora van por Morena, instituto que mostrará en breve su verdadero rostro: ser un difícil paso para ocupar un puesto en el gobierno… de quienes siempre lo han deseado.

@agsarubbi

 

Comparte en redes sociales:

Leave A Comment

Accesibilidad