martes, 5 de julio de 2022.

Corrupción a todo lo que da en la 4T

miércoles, 18 de mayo de 2022
202 Vistas

Un día sí y el otro también, en esta 4-T se presume que ya se acabó con la Corrupción que tenía la Mafia del Poder, porque ellos no son iguales. Se acabó también con los recomendados, el amiguismo, el compadrazgo, los negocios con los cuates, las mochadas, en fin, ahora todo es de frente y transparente.

Pero, desafortunadamente la realidad no solamente cruda, sino aplastante, muestra y demuestra que todo lo que hablan y presumen de combatir y acabar con la Corrupción, es una más de sus innumerables mentiras.

SUPER NEGOCIO CON CUBREBOCAS

En esa línea de cruda realidad, el diario EME EQUIS publicó el 17 de mayo del 2022 “Visionarios 4T. Se hicieron millonarios vendiendo cubre bocas de 175 pesos”, destacando que la empresa Equipamedix, que Casualmente se fundó tres semanas antes de la elección de 2018, logrando que para el mes de abril del 2020 ya hubiere concretado contratos por 81 millones de pesos en ventas. Siendo uno de sus mejores “negocios” el vender cubre bocas con sobreprecio al IMSS, en 175 pesos cada uno, cobrando 64 millones de pesos.

Asimismo, en esta novela de nuevos ricos de la 4T, el diario EME EQUIS, señala que con el advenimiento de la era obradorista surgieron inversionistas “visionarios”. Como si hubiesen presentido que el gobierno en puerta sería una era de oportunidades para emprendedores de su tipo, un grupo de treintañeros fundó una empresa orientada al mercado farmacéutico y de insumos médicos en junio de 2018, la empresa Equipamedix.

Iniciando, como se señaló, facturándole al IMSS, a dependencias estatales, como la Secretaría de Salud del gobierno de Guerrero, y también a instituciones privadas. Los “genios” detrás del negocio son los treintañeros Alejandro Javier Hernández Deschamps, Christian Alejandro Benítez Solís, y Ana Paula García Zarco. Que, si bien fundaron su empresa en sus treintas, cuentan con experiencia en el mercado farmacéutico, incluso desde antes de sus 17 años, y aún más atrás, si cabe.

Esto acorde con lo que señalan en el acta constitutiva de Equipamedix, y lo que ponen en su sitio web: “profesionistas con más de diez años de experiencia en la industria farmacéutica”.

En eso de las Casualidades, el 1° de julio de 2018 Morena y sus aliados ganaron las elecciones para la Presidencia de la República, y “Casualmente”, sólo tres semanas antes, el 6 de junio, fue fundada la empresa Equipamedix.

La sociedad fue conformada por el administrador de empresas Alejandro Javier Hernández Deschamps, el abogado Christian Alejandro Benítez Solís y Ana Paula García Zarco y, como comisaria, Erika Jaqueline Sandoval Ibarra, nombre sobre el que no hay más rastro que el de una licenciada en danza por el Instituto nacional de Bellas Artes (INBA).

Alejandro Javier puso 34 mil, Christian Alejandro otros 34 mil y Ana Paula, 32 mil pesos. Protocolizaron la constitución de su sociedad con la escritura pública número 825, ante la Notaría Pública N° 168 con sede de Huixquilucan, Estado de México, y cuya titular es la abogada Dolores Martina Lafuente Casillas.

Los socios de Equipamedix consignaron un extenso objeto social que puede resumirse como comercialización de “productos farmacéuticos, equipo médico, equipo médico de alta tecnología, vacunas, material de curación y quirúrgico, instrumental médico, equipos y consumibles de laboratorio, material radiológico, pruebas genéticas, mobiliario, unidades móviles” y demás productos y equipos hospitalarios y clínicos. Un mes después ya tenían dominio para su empresa que, de acuerdo con los registros web, fue dado de alta el 11 de julio de 2018.

En su página electrónica presumieron que Equipamedix “nace de la sociedad de profesionistas con más de diez años de experiencia en la industria farmacéutica, comercialización de equipo médico, material de curación en el mercado institucional y privado”. Y vaya que eran genios. Si esto fuera cierto, 10 años antes de la fundación, dos de los socios principales apenas habían rebasado los 20 años y otra tenía 14. Alejandro Javier Hernández Deschamps, nacido en noviembre de 1985, 10 años atrás, en junio de 2008, tenía 22 años. Christian Alejandro Benítez Solís, nacido en agosto de 1984, en junio de 2008 tenía 23 años. Y Ana Paula García Zarco, nacida en octubre de 1991, tenía 17 años en junio de 2008. Pero hay que recordar que los fundadores de Equipamedix refieren “más de diez años”, de modo que eran aún más jóvenes cuando entraron al mercado.

Equipamedix obtuvo su primer contrato (AA-050GYR016-E389-2019-2163161) el 3 de septiembre de 2019 con la Coordinación de Abastecimiento y Equipamiento, Delegación Norte del Distrito Federal, del IMSS. Una adjudicación directa de un contrato para surtir material de curación de laboratorio por sólo 2 mil 200 pesos. Equipamedix recibió su segundo contrato (AA-050GYR024-E353-2019-2168411) sólo 20 días después, el 23 de septiembre, también simbólico. Fue por 14 mil 600 pesos.

Pero el 16 de abril de 2020 consiguió un contrato mayor, el que estaba esperando: (AA-050GYR025-E209-2020-2295182), otra adjudicación directa del IMSS, que les compró 367 mil 500 cubre bocas N95 y les pagó cada uno a 175 pesos. Equipamedix cobró 64.31 millones de pesos (sin IVA). Al interior de la empresa también hubo cambios. Ana Paula García Zarco vendió su paquete accionario a Christian Alejandro Benítez Solís y salió de la compañía en noviembre de 2019.

Lo anterior es solamente uno de los muchos casos que se han presentado en lo que va de la administración de la 4-T, y que, a la sombra de la pandemia, se hicieron infinidad de negocios nada claros, bajo el sospechosismo de que hubo corrupción. Como el caso del hijo de Manuel Bartlett, director de la CFE, también vendiéndole al gobierno ventiladores a sobre precio.

Desafortunadamente, cubiertos bajo el manto de la Impunidad, nada se le hizo, no se aplicó la ley, como también NADA se les ha hecho a otros innumerables casos de corrupción, que han sido no solamente mencionados, sino denunciados, cubiertos por el manto de la Impunidad y la complicidad. Recordando aquello de “Sino suena lógico, suena a metálico”. ¿pasará algo con el caso mencionado? Esto es parte del cambio prometido por López y la 4-T.

 

Comparte en redes sociales:

Dejar un comentario

Cerrar