miércoles, junio 26, 2019



Una bofetada de Trump

Cuando pensábamos que México se sacudía por las órdenes de aprehensión en contra del ex director de Pemex, Emilio Lozoya y del dueño de AHMSA, Alonso Ancira, el Presidente de los Estados Unidos nos volvió a sentar en nuestra realidad.

Después de solicitar por semanas que las autoridades mexicanas pusieran orden en su política migratoria y no permitiera la entrada indiscriminada de hondureños, salvadoreños, guatemaltecos y sudamericanos sin ningún tipo de control, Donald Trump amenazó a Andrés Manuel López Obrador de imponer un impuesto que iría del 5 al 25 por ciento si no toma medidas urgentes para detener a los migrantes.

El mandatario norteamericano mostró con su enojo la realidad de la política migratoria, la cual desde hace décadas es un desastre.

Coludida por la corrupción de polleros, apoderada por los grupos del narcotráfico y delincuenciales como la mara salvatrucha, las hordas de migrantes ilegales cruzan la frontera con México sin ningún problema.

La necesidad que los llevó hasta ahí es pronto cambiada por el miedo de un secuestro o asesinato y en el mejor de los casos, por un arma que te dan cuando te obligan a formar parte del crimen organizados.

Los que pueden llegar a la frontera norte, más pobres de lo que salieron de sus países, arriesgan su vida por cruzar una frontera que está militarizada por el gobierno de los Estados Unidos.

Se ha probado, que las bandas de polleros que operan entre México y los Estados Unidos también se dedican al paso de droga utilizando a los migrantes como mula.

La realidad de la política mexicana rebasa quizás el reclamo de Donald Trump. Ni los gobiernos priistas, panistas y ahora el de Morena, ha puesto orden. Creen que tolerar el paso de personas ilegales es respetar los derechos humanos.

Con una realidad que no se puede esconder, con una política fracasada y corrupta, con un Presidente que dice no ser timorato ni cobarde, pero manda a su canciller a dialogar, el gobierno mexicano piensa que dialogando convencerá a Donald Trump de no aplicar un castigo a México, aunque se lo merezca.

¿Quién es el culpable de que Trump pretenda castigar al comercio mexicano? Los gobiernos que hemos tenido sin duda. Nunca han aplicado la ley, nunca han puesto orden.

Fox, Calderón, Peña y ahora López Obrador nos han mantenido como el verdadero patio trasero de los Estados Unidos.

El canciller se fue de urgencia el pasado viernes para tratar de salvar la situación y lo único que logró fue que lo recibieran cinco días después, este miércoles 5 de junio.

Así o más exhibidos… pero nosotros tenemos la culpa por despreciar la ley y enmascararla tras una falsa defensa de los derechos humanos.

@agsarubbi

 

Comparte en redes sociales:

Leave A Comment

Accesibilidad