lunes, agosto 3, 2020



Secretaria de Bienestar, ¿sinónimo de Sedesol?

julio 14, 2020
271 Views

Posibles beneficiarios de la tercera edad se quejan de burocratismo y poca seriedad  

Temen ser utilizados electoreramente al alargarles registro al programa Pensión de Adultos Mayores 

Coneval, desnuda 17 programas sociales insignia de 4T

Por Guillermo Pimentel Balderas

Con una plataforma oficial y la “Línea de Bienestar”, hechos un “desgarriate”; ahora, el Consejo Nacional para la Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), desnudo 17 programas sociales insignia del gobierno del Presidente Andrés Manuel López Obrador, pero se le olvido o de plano considero no prioritario –como considera la Secretaria de Bienestar-, el Programa de Pensión de Bienestar de las Personas Adultas Mayores que, dejo sin valoración.

De acuerdo a la reciente evaluación que realizó el Coneval, y que dio a conocer por medio de un boletín de prensa de 7 páginas con fecha del 7 de julio de este año, da cuenta de “Las Evaluaciones de Diseño con Trabajo de Campo a 17 Programas Prioritarios de Desarrollo Social 2019-2020”, que más ha presumido el gobierno del cambio; sin embargo, las recomendaciones para mejorar fueron rechazados por la autoridad competente con los argumentos de que “los evaluadores no entendieron bien el programa o tuvieron prejuicios en su contra”.

Coneval -organismo público descentralizado de la Administración Pública Federal, con autonomía y capacidad técnica para generar información objetiva sobre la situación de la política social y la medición de la pobreza en México, que permita mejorar la toma de decisiones en la materia- en su escrito afirma que en su trabajo se definió una metodología innovadora para la realización de la evaluación a los 17 programas prioritarios, cuyo propósito principal fue comprender el contexto en el que se implementaron y los retos a los que se enfrentaron. 

Para ello, agrega, se realizó trabajo de campo en las entidades federativas del país y se entrevistó tanto a los beneficiarios como a los operadores y a los funcionarios públicos que implementan los programas sociales en campo para incorporar la perspectiva de todos los actores que participan en el proceso y promover la mejora de estos programas.

Remata:”La Evaluación de Diseño con Trabajo de Campo 2019-2020 inició en abril de 2019 y concluyó en junio de este año, por lo que el análisis abarca el ejercicio fiscal 2019 y el primer semestre del 2020. Agrega; “Tanto la muestra analítica como la agenda para el trabajo de campo fue consensuada con las y los responsables de los programas y las unidades de evaluación de las dependencias y entidades federales a cargo de éstos”.

En la lista de los 17 “Programas Prioritarios”, analizados por el Coneval, no aparece el de Adultos Mayores, y no hay explicación alguna en el texto el porqué. De los programas evaluados que, dependen directamente de la Secretaria de Bienestar, están: Sembrando Vida y Pensión para el Bienestar de las Personas con Discapacidad Permanente. Además de: Apoyo para el Bienestar de las Niñas y Niños, Hijos de Madres Trabajadoras. 

Los otros programas son atendidos por la Secretaria de Agricultura (Sader), por la Secretaria de Educación Pública (SEP) y por la Sedatu.

Bienestar, ¿sinónimo de Sedesol? 

El Presidente Andrés Manuel López Obrador, nuevamente emocionó a las personas de la tercera edad –mayores de 68 años- al asegurar que recibirán una vez más su pensión de manera adelantada; esto, con el fin de seguir manteniendo el distanciamiento social originado por la pandemia del Covid-19.

Durante el mes de marzo, según la Secretaria de Bienestar, se entregaron dos pagos para cubrir los meses de marzo, abril, mayo y junio, por lo cual ahora, aseguró, se hará lo mismo para los siguientes meses; es decir, se cubrirán julio, agosto, septiembre y octubre. Esto, luego de que las autoridades de Salud dieron a conocer que el confinamiento podría prolongarse hasta el decimo mes del año.

Sin embargo, muchos de los que aun no han sido beneficiados, todavía, con este apoyo gubernamental, a pesar de haber sido inscritos o se los hayan hecho creer así. Los visitaron los “Siervos de la Nación” y les aseguraron que pronto recibirían los beneficios del programa de pensión para los adultos mayores; sin embargo, la realidad es otra.

Son muchos los que aseguran que, desde principios de este año 2020, por ejemplo, los empleados de la Secretaria los encuestaron y supuestamente los inscribieron. 

Entregaron copias de todos los documentos que se solicitaron (credencial del INE, CURP, acta de nacimiento y comprobante de domicilio), firmaron la encuesta, les tomaron la foto y, como comprobante de su supuesta inscripción, les entregaron un talón del documento oficial con el número de folio, nombre y firma de la encuestadora, pero se quejan que “les han dado largas” y cuando deciden hablar a la “Línea de Bienestar” (8006394264) -si les contestan-, solo los “torean”. 

Para empezar, siempre está saturada la referida línea de información y que, luego de responder las preguntas y explicar el motivo de la llamada, esperan varios minutos y cuando se reanuda la conversación, la persona de la dependencia que escucha, trata de explicar: “la plataforma de la Secretaria esta actualizándose; está saturada. Por favor vuelva a llamar otro día”. 

Luego de llamar en otras ocasiones, una persona distinta sugiere, luego de haber pasado por la misma operación antes descrita que, por favor esperar la llamada de un empleado de la dependencia (Bienestar) para darles una cita o, en todo caso, avisarles el día que los visitarán a su domicilio (nuevamente) ¡para inscribirse! La cuestión es que, “no aparece en el programa”.

Además, el empleado recomienda: “Tenga listos sus documentos y copias de los mismos, que le pedirán”, pero, ¿por qué? pregunta la persona mayor, y la respuesta es rápida… “se están atendiendo otros programas más prioritarios (como Sembrando Vida y Pensión a las Personas con Discapacidad Permanente)”. 

También, insisten en que se debe esperar a que lo llamen; pero, pasan los días y hasta semanas, inclusive, y nunca llega la prometida llamada. Entonces, es por demás volver a marcar a la “Línea de Bienestar” pues las preguntas son las mismas y no hay respuestas claras y serias para las personas de la tercera edad que acceden a este servicio oficial de información.  

Hace días, la titular de la Secretaría de Bienestar, María Luisa Albores González, responsable del programa “Pensión para el Bienestar de las Personas Adultas Mayores”, se comprometió a respetar y hacer valer los derechos de este sector de la población, “para que tengan acceso a una vida libre de violencia y discriminación”. 

La agrónoma aseguró que los adultos mayores recibirán el recurso correspondiente a los meses de julio, agosto, septiembre y octubre, es decir, 5 mil 240 pesos en total, “de sus respectivas pensiones que ya son un derecho constitucional”. También, explicó que las pensiones para el Bienestar se entregan en dos esquemas: por transferencia bancaria y en efectivo y que al inicio de este mes de julio, “el recurso ya se les depositó a 4 millones 662 mil 391 adultos mayores”.

No obstante, los beneficiarios, no beneficiarios, temen que sea una argucia de la dependencia tanto trámite y la opacidad en sus censos para suscribirlos de nueva cuenta con la visita de un Siervo de la Nación, al domicilio, por los tiempos electorales pues sin darse cuenta los quieran comprometer con su voto. Lamentaron que sea exasperante e injusta la dependencia y que cada vez se parezca más a la neoliberal Sedesol. 

Bienestar, un desgarriate

Como ejemplo de que, del dicho al hecho, hay gran trecho, en Chihuahua, capital del estado con el mismo nombre, caso público, y publicado por Entrelíneas, el partido Morena denuncio ante la Secretaria de la Función Pública (SFP) a Juan Carlos Loera de la Rosa, delegado de la Secretaría de Bienestar en la entidad, debido a las denuncias que se han presentado en su contra por nepotismo, desvío de recursos y peculado.

Se afirma que hay un antecedente de la remoción de este delegado de programas de bienestar en Guadalajara (Jalisco) por conflictos de interés e indicios de corrupción y es probable que si se encuentra evidencia en Chihuahua, se le removerá. 

Fue el secretario de Organización del Comité Directivo Estatal de Morena, el juarense Andrés Domínguez Alderete, quien interpuso el pasado 24 de junio la denuncia ante la SFP, en base a las quejas que se habían presentado por casos de nepotismo, tanto del delegado como de los delegados regionales que han incluido en su plantilla laboral a integrantes de sus familias.

Antes, en 2019, Aldo Loya Morales, ex candidato a diputado local por Morena en 2016, interpuso denuncias ante la SFP contra los subdelegados regionales de la Secretaría de Bienestar, Fernando Duarte González y Oscar Leos Mayagoitia, por presuntos actos de nepotismo, y acusó al delegado federal, Juan Carlos Loera de la Rosa, de ser cómplice y protegerlos.

Aldo Loya ha acusado en medios locales a los funcionarios pues la esposa de Fernando Duarte labora en el Programa de Estancias Infantiles de la Secretaría de Bienestar y la esposa de Oscar Leos fue designada subadministradora del hospital del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE) en el municipio de Cuauhtémoc.

El morenista Loya también denunció que el hermano de Juan Carlos Loera, Lorenzo Manuel Loera de la Rosa, es director de área en la Secretaría de Educación Pública, y Myrna Brighite Granados de la Rosa, sobrina del delegado federal, es secretaria particular de la subsecretaria Ariadna Montiel Reyes.

Otro caso, dado a conocer por Contrarréplica, también del conocimiento de la opinión pública es el malestar en contra de Delfina Gómez, Delegada de Programas para el Bienestar en el Estado de México pues cientos de solicitantes han sido rechazados durante el censo de Bienestar por los “Servidores de la Nación” a su cargo. Esto, señalan los quejosos, va en contra de las indicaciones de la titular de la Secretaría de Bienestar.

Adultos mayores sin políticas públicas

Ya lo dijo la UNAM, los adultos mayores sin políticas públicas para su atención. Es decir, Marissa Vivaldo Martínez, integrante del Seminario Universitario Interdisciplinario sobre Envejecimiento y Vejez (SUIEV), dijo que en México no hay políticas públicas para la atención a las personas mayores. “Hay acciones, programas y algunas estrategias, pero no políticas públicas que requieren la atención de las instituciones”, remarco.

La académica universitaria lamentó que nuestro país no ha firmado la Convención Interamericana sobre la Protección de los Derechos Humanos de las Personas Mayores, que comenzó a recopilar firmas de las naciones desde 2015.

“Es el instrumento más importante de promoción de derechos humanos para este sector pues obligaría a armonizar las leyes para garantizar que sus derechos humanos sean respetados, y daría las bases para trabajar en ese sentido”, subrayó.

La también profesora de la Facultad de Estudios Superiores (FES) Zaragoza señaló que las proyecciones estiman que para 2050 en México entre el 20 y 25 por ciento de su población será mayor de 60 años; dentro de este grupo, la porción que más se incrementa es la de 80 años y más.

Del dicho al hecho, hay gran trecho pues los Programas de Bienestar están en entredicho, solo datos y cifras al aire.

Las becas “Benito Juárez” para los estudiantes, sin pies ni cabeza. (En otra entrega)  

Correo: guillermo.pumageneracion1979@gmail.com

 

Comparte en redes sociales:

Leave A Comment

Accesibilidad