miércoles, junio 26, 2019



Arranca Ocurrencia de Refinería Dos Bocas, rumbo al fracaso.

junio 5, 2019
660 Views

Sin que nada lo haga entrar en razón, Amlo y su 4-T como si fuese una carrera en el Hipódromo, el pasado 2 de junio se escuchó ¡¡¡Arrancan!!!! para cumplir la Ocurrencia de construir la refinería de Dos Bocas en su estado Tabasco.

De nada han valido estudios, análisis, en relación a que su Ocurrencia será un fracaso, el proyecto continúa. Y todo indica que así será, porque lo que mal inicia, mal acaba. No podemos olvidar que Amlo afirmó cuando convocó a cuatro empresas internacionales especializadas en construir refinerías, como era lo indicado, que se tomaba esa decisión porque no había en México quién las hiciera.

Después salió con que siempre sí había en México especialistas para llevarla a cabo y que Pemex y la Sener, estarán a cargo, porque las empresas internacionales cobraban más de los 8 mil millones de dólares que él quiere gastar y que no la tendrían cuando sus tiempos políticos la requieren. Grave reculación que puede costarnos miles de millones más.

En ese tenor, el dos de junio del 2019, Amlo, aseguró que en la construcción de la refinería de Dos Bocas no se repetirá la historia Odebrecht con la refinería de Tula. Y más sorprende mencionando nuevamente a las mismas empresas que antes dijo que no las contrataba. La verdad ya no entiendo que es lo que pasa, porque esto afirmó: “Ahora acabo de hablar con representantes de la empresa holandesa que ganó la primera licitación y les decía ‘lo que queremos es que actúen de manera responsable y con honestidad’, eso es lo que queremos, porque hay muy malas experiencias, ahí está el caso de Odebrecht”.

Advirtiendo a los líderes sindicales como Carlos Romero Deschamps, secretario general del Sindicato de Trabajadores de Pemex, que ya se acabó la corrupción y no habrá intermediarios en las contrataciones de los 20 mil trabajadores que laborarán con las empresas, entre las que destaca la participación de Bechtel, Technip y Exxon Mobil. Prometiendo que bajarán los precios de los combustibles. Y confirmando que la construcción costará 150 mil millones de pesos y producirá cerca de 340 mil barriles diarios en combustibles.

Llamando la atención que el evento se tuvo que realizar en las instalaciones de la Administración Portuaria Integral, y no en los terrenos de la refinería, porque el terreno es muy fangoso y con las lluvias peor se puso, lo cual era un peligro para realizarlo ahí. Imagínense cuando este la refinería.

Insisto que la Ocurrencia le ha nublado la razón, porque a pesar de lo que a continuación citamos, sigue adelante: El 9-mayo-2019, El Sol de Puebla publicó: Las cosas pueden salir mal con Dos Bocas, advierte Coparmex. El organismo que preside Gustavo de Hoyos indicó que las cosas tampoco pueden salir bien cuando empresas internacionales especializadas deciden no participar bajo las condiciones propuestas, advirtiendo costos mayores y tiempos de ejecución más prolongados para concluir de manera adecuada la obra. Exhortando al gobierno Federal a hacer un alto y reconsiderar los riesgos de construir la refinería de Dos Bocas tanto para Pemex como para las finanzas públicas y el país. Tampoco pueden salir bien cuando estudios serios como el del Instituto Mexicano para la Competitividad calcula en dos por ciento las probabilidades de éxito para el proyecto.

En el mismo tenor, en El Financiero, el 13 de mayo 2019, se difundió: Costaría el doble Dos Bocas, si la construye el gobierno: Moody’s. La decisión del presidente Andrés Manuel López Obrador de que el gobierno federal a través de Petróleos Mexicanos construya una nueva refinería en Dos Bocas, Tabasco, podría duplicar su costo por la falta de experiencia en materia de construcción, consideró la agencia calificadora Mood’ys. Detallando que la refinería de Dos Bocas podría terminar costando más de entre 10 mil y 12 mil millones de dólares y llevaría a un drenaje de recursos fiscales. Esto significa hasta 50 por ciento más de lo previsto por el Gobierno federal, que es de 8 mil millones de dólares.

Y el 2 de junio, día del inicio de la obra, Reforma publicó: Enfrenta Dos Bocas 3 retos estructurales. 1.- La Dieta: Al crudo que se procesa se le conoce como “la dieta” de la refinería, y el petróleo mexicano presenta dos grandes retos: es muy pesado y tiene un alto contenido de azufre. La dieta de Dos Bocas sería básicamente de crudo pesado. “Entre más pesado el crudo se requieren más procesos para obtener un mayor volumen de combustibles y mayor es la inversión”, señaló Ramsés Pech, especialista del sector energético y miembro de la firma Caravia y Asociados.

Al procesar petróleo pesado, éste genera alrededor de 40 por ciento de subproductos de muy bajo valor en el mercado, como coque, aceites y combustóleo. Por ello, para incrementar el volumen de salida de productos como gasolina diésel y turbosina se requerirá la instalación de una coquizadora. Gonzalo Monroy, director de la consultora energética GMEC, consideró que, en promedio costaría alrededor de mil 100 millones de dólares.

El crudo pesado tiene un alto contenido de azufre, por lo que también se requiere la construcción de unidades de desulfuración para obtener los niveles en los combustibles que vayan de acuerdo con los requerimientos internacionales, refirió Ixchel Castro, gerente en Refinación y Petróleo para la Región de América Latina de la consultora internacional Wood Mackenzie. De esta manera, la coquizadora y la desulfuradora agregarían entre 30 y 40 por ciento al costo total proyectado.

2.-El terreno y la región: Gonzalo Monroy, consideró que al tratarse de un sitio húmedo y con altas temperaturas, los costos de un insumo importante como es el aluminio se elevarían hasta cuatro veces al requerirse aleaciones especiales que resistan las condiciones del ambiente. “se tendrían que manejar aleaciones especiales muy costosas”. La obra hidráulica, tanto para el drenaje como para evitar las inundaciones, sería muy importante y también costosa, consideró el especialista de GMEC.

“El terreno de una refinería idealmente debe tener una pendiente para disponer sus fluidos y para cuando llueve”, explicó un analista que solicitó el anonimato. El problema es que el terreno de Dos Bocas tiene pendiente cero. “Tendrían que elevar el terreno muchísimo, lo que podría elevar el costo total hasta el doble”.

John Padilla, director general IPD Latin America, consideró que el área promedio requerida para una refinería del tamaño propuesto para Dos Bocas sería de 697 hectáreas, casi el doble de lo que se tiene disponible de sólo 380 hectáreas.

3.-El Mercado: El mercado más cercano que podría atender no justifica la construcción de una refinería del tamaño planteado por el Gobierno federal. Dada su localización, lo ideal sería que atendiera la demanda de combustibles de Chiapas, Tabasco, Campeche, Yucatán y Quintana Roo, pero la demanda conjunta de esos cinco Estados, de acuerdo con cifras de la Secretaría de Energía, es de apenas unos 60 mil barriles diarios de gasolina y 23 mil barriles de diésel, por lo que los excedentes tendrían que enviarse a zonas más alejadas, implicando muchos mayores costos de logística.

Una enorme duda, ¿para llevar a cabo su Ocurrencia, no tomaron en cuanto todo lo aquí expuesto? ¿Dos bocas será el elefante blanco de Amlo y Morena? ¿Es esta su Austeridad Republicana prometida? ¿Para eso votaron 30 millones? ¿Este es el cambio prometido, o los engañaron? Usted que piensa estimado lector.

Comparte en redes sociales:

Leave A Comment

Accesibilidad