sábado, diciembre 14, 2019



¿Qué nos extraña?

noviembre 25, 2019
72 Views

La vida política en México escribe una historia que se repite momento a momento, sexenio a sexenio. 

Quién llega a gobernar modifica todo y lo arregla a su conveniencia. 

Realmente ¿Andrés Manuel López Obrador está actuando de manera distinta a los Presidentes anteriores? Todos han reconstruido las instituciones y se las han apoderado. 

Nunca he visto que un titular del ejecutivo ponga en puestos claves a personas que no le profesen lealtad. 

Quién quiso experimentar y mostrar una supuesta “vocación democrática” fue Ernesto Zedillo, cuando al inicio de su sexenio nombró en la Procuraduría General de la República al panista Antonio Lozano Gracia, éste pronto mostró pertenecer más al sistema que a una fuerza de oposición. 

El resultado de esa prueba fue desastroso, acuérdese nada más de los casos de Parca, la osamenta y de Mario Ruíz Massieu. 

Desde entonces todo Presidente que llega al poder pone a sus leales.

En la Suprema Corte, lo ministros que entran tiene el beneplácito del Presidente, por eso el Ejecutivo manda una terna al Legislativo. 

En la CNDH también se necesita el palomeo del Presidente. En el INE lo mismo, los partidos se reparten los puestos de Consejeros Electoral, si no pregúntele a Lorenzo Córdova si no los pusieron los partidos políticos como resultado del pacto por México. 

La diferencia con AMLO es su falta de coherencia. Lo que siempre criticó como oposición lo está haciendo como gobernante. 

No ha habido diferencia con los demás. Está nombrando ministros afines en la SCJN, puso a un ombusdman que jamás le dará problemas al frente de la CNDH. Tenemos un Fiscal General de la República, con una ley reformada que le da autonomía pero que es tan dependiente que hasta asiste a las conferencias mañaneras junto al Presidente. 

México sigue siendo lo mismo. AMLO no está cambiando el sistema político, se lo está adueñando.

@agsarubbi 

Comparte en redes sociales:

Leave A Comment

Accesibilidad