jueves, mayo 23, 2019



De pesito en pesito, se llena el cochinito

mayo 3, 2019
53 Views

¿No te pasa que quieres ahorrar, pero nomás no puedes? Pues la neta lo mismo me pasa a mi, bueno, me pasaba, porque encontre tips para ahorrar dinero sin el pretexto de que: gano poquito, no me alcanza, todo está bien caro, ¡Neeh no se puede!… Pues qué crees… Sí se puede y hoy te diré cómo,

1. Desmitifica el ahorro. Todo mundo cree que para ahorrar hay que ganar mucho dinero o que solo sirve para “acumular”. En realidad, se trata de un hábito que hay que trabajar y que te puede salvar de muchos apuros (pérdida de chamba, enfermedad, emergencias).

Ahorrar debe ser una parte de tu presupuesto (así como destinas algo para pagar la luz o el teléfono) y, aunque leas por todos lados que a fuerza tienes que ser 10% de lo que ganas, puedes sacar hasta 1%, y ya estarías logrando tu cometido que es crear el hábito.

2. Establece una meta/objetivo. Tienes que saber para qué vas a ahorrar. Nadie va por la vida sin saber hacia dónde se dirige. ¿Es para algo a corto, largo o mediano plazo? No importa, ten claro: una cifra concreta y un tiempo determinado. Por ejemplo, si vas a ahorrar para dar el enganche de un coche (sé realista, piensa en tus ingresos, de nada sirve que estés hasta el cuello de deudas por un Porsche), ve cuánto tendrías que ahorrar al mes y por cuánto tiempo.

3. Pon prioridades. Cuando los recursos son escasos las prioridades deben ser claras. Primero los gastos básicos, luego un ahorro para emergencias, luego tu desarrollo profesional, después tu ahorro para el retiro, y al final, pero muy al final, las uñas de gelish.

4. Sé coherente con tus gastos. Recorta en lo que puedas. ¿Tienes HD y todos los canales, pero solo la ves el sábado dos horas? Es obvio que no necesitas un plan de 1000 con todo incluido. Revisa los hábitos que son dañinos para tus finanzas y dales cuello. Sí, el cafecito diario a la salida del metro, cuenta.

5. Incrementa tu ingreso. No te conformes. Si sabes que eres buenísimo para hacer pasteles, podrías empezar a generar ingresos vendiéndolos con los de la oficia. Todo lo que ganes “extra” va directo al cochinito.

Al principio te puede costar un poco de trabajo adoptar nuevos hábitos, pero estoy segura que después lo harás sin pensar en que te pueden servir esos pesos para el transporte de mañana. Todo es cuestión de querer y realmente amarrarte el cinturón y a veces la boca para lograrlo.

#LoChido de todo esto es que después de un tiempo, verás los resultados.

 

Comparte en redes sociales:

Leave A Comment

Accesibilidad