sábado, junio 6, 2020



El país de las distracciones

Al pueblo pan y circo reza el viejo refrán que prometía mantener la gobernabilidad. Espectáculo y dádivas es lo que la gente quiere y le gusta, dicen los que aseguran conocer la política. 

México tiene mucho tiempo padeciendo esa frase que se ha convertido ya en una conducta de sus gobernantes. 

Ya no hace falta mentir, hoy la estrategia es generar distracción. 

¿Acaso alguien le ha tomado importancia al rápido crecimiento de los contagios por Coronavirus en los últimos días? ¿Alguien, que no sean sus familiares, se sorprende por los 686 fallecimientos que ya registra el país?

No, porque simplemente no nos dejan. A la magnitud de un virus que recorre la nación, están las distracciones del gobierno federal que son más grandes. 

Que si la rifa del avión para ocultar que el Presidente seguía de gira abrazando y mordiéndole el cachete a los niños en pleno inicio de la pandemia. Que si se investigaba a Peña Nieto para ocultar la falta de medicamentos y la compra sin vigilancia de insumos a China. 

Y ahora, una presunta pelea entre la Cuarta Transformación con TV Azteca, empresa ampliamente favorecida por las políticas educativas. 

¿Quién se imaginaría que desde las pantallas de la empresa que recibió durante la semana pasada 969 millones de pesos por la contratación de un seguro que protege los bienes de la Secretaría de Educación Pública se fingiría un conflicto que entretuvo a la opinión pública? Por cierto, el titular de esa dependencia es Esteban Moctezuma, ex priista y quien durante la última década dirigió la Fundación Azteca. 

La atención al Covid – 19 está fracasando. Un inservible servicio de salud muestra su peor cara ante una emergencia que ya se prevé, el contagio masivo de personas que no encontrarán una cama disponible en los hospitales públicos. 

Un gobierno que busca obtener recursos exorbitantes para concretar las obras que asegurarán el legado de su líder. Tan sólo para la construcción del Aeropuerto de Santa Lucía se solicitó al Congreso una partida por 27,574 millones de pesos para su construcción y 26,730 millones para la construcción del Tren Maya. 

Mientras para salud, el gobierno ha instruido a los gobernadores a utilizar los recursos de combate a la inseguridad. Tapa un hoyo haciendo otro. 

Por eso en México es más fácil distraer, ya no hace falta mentir. 

@agsarubbi

Comparte en redes sociales:

Leave A Comment

CLOSE
CLOSE
Accesibilidad