sábado, septiembre 21, 2019



Negociar con el diablo

En México es un hecho, el gobierno y las fuerzas de seguridad están rebasadas por el crimen organizado.

Los criminales lo muestran hasta en redes sociales. Sus armas son virales, sus balas letales.

En lo que va de este año, se registran más de 9,000 personas desparecidas en México.

Colgados, fosas, bolsas con descuartizados, cuerpos arrojados en las calles, en las esquinas, una lista interminable de historias de terror.

Todo esto parte de un paisaje mexicano que ya es común en los días de Tamaulipas, Guerrero, Morelos, Coahuila, Guerrero, Zacatecas, Durango, en fin de las 32 entidades del país.

La Ciudad de México no es la excepción. La efectividad del crimen es sólo aventajada por la ineficacia de un gobierno local que sólo se preocupa por apoyar políticamente a su líder, el Presidente de México.

En este entorno, la Secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero puso en el debate una idea que provoca escozor en los ámbitos de gobierno, pero no por lo irreal del tema sino porque desnuda su incapacidad para responder a la demanda ciudadana de mayor seguridad: negociar con el crimen para pacificar a México.

Es peligroso negociar con delincuentes, porque en un dialogo no sólo pides, también cedes.

Sin embargo, ante la ola imparable de inseguridad que padecemos, el que el gobierno negocie para lograr la paz no suena descabellado.

Es más, los ciudadanos vivimos tan aterrorizados que bien pudiéramos pensar que no importa la forma en que se logre, pero se tenga paz.

¿Será la solución negociar con el Mencho, líder de Cártel de Jalisco Nueva Generación? ¿Hay que ceder cuando México ya es un país de consumo y no sólo de tránsito como hace 25 años?

Hay que recordar que el crimen en el país no sólo es el narcotráfico, también está quienes secuestran y matan a mujeres, traficantes de órganos, polleros y una larga lista de organizaciones que han hecho de México el mejor lugar para vivir.

Negociar es una gran mentira. El gobierno no debe de negociar, debe de acabar con el crimen.

Si no puede, debe de renunciar. Siempre se le ha dicho.

@agsarubbi

Comparte en redes sociales:

Leave A Comment

Accesibilidad