jueves, mayo 23, 2019



Mayoría sin poder 

Hay una pregunta en Palacio Nacional que se está repitiendo de manera frecuente ¿le sirve al Presidente la mayoría en el Congreso?

Con el rechazo en el Senado de la Reforma Educativa, la fracción parlamentaria de Morena le ha quedado a deber dos de las principales banderas de campaña que prometió López Obrador desde su campaña: la erogación de la política educativa y la Guardia Nacional.

Las dos promesas, que necesitan reformas constitucionales, aún esperan hasta que el Congreso apruebe las iniciativas enviadas por su gobierno, a cinco meses de haber comenzado el actual gobierno.

De ahí que en el despacho presidencial estén muy satisfechos de haber transitado en la vía de las memorandas, sin embargo, el papel que han jugado Ricardo Monreal y Mario Delgado está preocupando seriamente al Presidente de la República.

Terminado (el pasado 30 de abril) el periodo ordinario de sesiones, el Presidente López Obrador se reunió con el líder de los senadores de Morena, Ricardo Monreal para revisar lo hecho en el Congreso, el saldo fue negativo para las expectativas del primer mandatario: la Reforma Educativa fue rechazada por la falta de un voto de un senador de su partido y regresada a la Cámara de Diputados, y las leyes secundarias, que permitirán la operación total de la Guardia Nacional, aún siguen detenidas en el legislativo.

Ante este estancamiento en las Cámaras, Andrés Manuel López Obrador se felicitó por haber decidido (el pasado 16 de abril) para derogar la Reforma Educativa de Peña Nieto. Ese documento, a todas luces inconstitucional le sirvió al Presidente para indicarle a la Coordinadora Nacional de Trabadores de la Educación que iba a cumplir su promesa para que la CNTE le diera sus votos en la pasada elección.

Andrés Manuel sigue en campaña aún siendo Presidente de la República y para que su proyecto de gobierno funcione debe de proclamar por todos los rincones del país sus propuestas, que no son más que propaganda para probar que si está funcionando.

Ya sabemos que el Presidente no sabe gobernar pero si es experto en despertar la esperanza de los mexicanos por medio de consignas y propaganda.

Las promesas de campaña de López Obrador son el verdadero Plan Nacional de Desarrollo y para cumplirlas no le están sirviendo sus mayorías en el Congreso.

Ya se ha citado para esta semana que comienza un periodo extraordinario y no habrá problema para aprobar la Reforma Educativa pero ¿a qué costo? @agsarubbi

Comparte en redes sociales:

Leave A Comment

Accesibilidad