lunes, agosto 3, 2020



Con los ojos bien cerrados

La mejor autodefensa en momentos de crisis es cerrar los ojos. El no querer ver te protege, pero no te libera de crisis. Te auto-engaña. 

Con esta táctica, Andrés Manuel López Obrador enfrentó a Donald Trump. Nuestro Presidente cerró los ojos y los abrió cuando se sintió cómodo. 

Y de la comodidad, AMLO pasó a la familiaridad. Hizo del Presidente de los Estados Unidos su amigo, no tocó con el pétalo de una crítica la política antimexicana que siempre ha utilizado Trump. Lo dejó ir limpio. 

La algarabía se mostró inmediatamente en los integrantes del gabinete, en especial en aquellos que trabajan en la Secretaría de Relaciones Exteriores, olvidando que la diplomacia no es cerrar los ojos ante los problemas, es señalarlos y denunciarlos sin ofender, sin generar conflicto. 

Y lo menos que quiso López Obrador fue generar conflicto. En su gira a Washington sólo fue él. Que si usó cubrebocas, que si saludó a Trump, que si habló más rápido, que si no injurió ni acusó a la prensa. 

Su visita a Estados Unidos tuvo un único objetivo: mostrar una faceta de López Obrador. El que se sabe comportar como mandatario y convencer a quienes lo han acusado de la contrario. 

Lamentablemente, la gira de trabajo no traerá beneficios para la relación bilateral. 

El Presidente prefirió reunirse con empresarios que con la comunidad de migrantes mexicanos, escogió discursos bien pensados a preguntas de la prensa internacional y escenarios protegidos a exponerse a la comunidad internacional. 

Si, López Obrador es amigo de Donald Trump. En sus discursos no hubo sólo elogios sino también complicidades. 

La relación entre México y Estados Unidos se forjó así. Dos Presidentes muy parecidos, unidos por una sed electoral para mantenerse en el poder. 

Autonomía electoral ¿en serio?

En tiempos de defensa del INE es importante analizar si las autoridades electorales tienen una verdadera autonomía. 

A nivel nacional, los consejeros electorales lucha por una independencia que más que basarse en sus declaraciones está basada en el presupuesto, ahí perderán. Pero en los estados de la República la autonomía de los Instituto locales simplemente no existe. 

Ahí también se cierran los ojos a la realidad. Los ciudadanos siempre perderán ante los partidos políticos parece ser la premisa de la vida electoral. 

Por eso es de celebrarse la propuesta de la candidata ciudadana impulsada por Movimiento Ciudadano al Congreso de Coahuila, Ana Martínez Tamez que solicita y exige a las autoridades locales que en la boleta electoral se incluya la fotografía de los aspirantes para que la ciudadanía pueda identificarlos. 

La elección en Coahuila se hará de manera digital por las medidas de sana distancia que han recomendado las autoridades de saludo, por eso es importante que los ciudadanos sepan por quién están votando. 

Hasta el momento, el Instituto local de Coahuila le ha dicho que no a Ana Martínez. Los consejeros también están cerrando los ojos ante una realidad que lastima la democracia: la inmensa inequidad que tienen los ciudadanos que buscan hacerse espacio en la política. Ojalá que esta injusticia se pueda enmendar. 

@agsarubbi

Comparte en redes sociales:

Leave A Comment

Accesibilidad