lunes, julio 6, 2020



López y su ocurrencia de desaparecer la medición del PIB

mayo 27, 2020
1.090 Views

LÓPEZ Y SU OCURRENCIA DE DESAPARECER LA MEDICIÓN DEL PIB

López prometió en campaña que él y su 4-T harían historia. Y claro que lo están haciendo, pero a base de puras Ocurrencias, que están solamente hundiendo al país económicamente. Y por enésima vez otra de sus Ocurrencias ha sido afirmar que desaparecerá la medición del Producto Interno Bruto conocido como PIB.

LA NUEVA OCURRENCIA

López salió ahora desde el púlpito de su mañanera, con que trabaja en un indicador para sustituir el PIB. Afirmando que el futuro índice calculará «la felicidad del pueblo» y que «no les va a gustar a los tecnócratas». La llegada de la «nueva normalidad» es un buen momento para el inicio de este medidor, defendió López, quien recordó que el «progreso sin justicia es retroceso». Agregando: “Tiene que haber crecimiento con honestidad, crecimiento con austeridad, crecimiento con bienestar, crecimiento con cultura, crecimiento con felicidad».

Y para su nueva Ocurrencia, la creación del medidor de desarrollo, López convocará a econometristas, a matemáticos, a economistas, a sociólogos, antropólogos, a psicólogos, a especialistas. Asegurando, Yo voy a hacer el planteamiento, como se dice, el modelo de investigación, el planteamiento del problema. Voy a plantear la hipótesis y vamos a desarrollar algo nuevo, un aporte interesante».

Y sintiéndose el salvador del mundo, aunque usted no lo crea estimado lector, López se mostró confiado en su iniciativa e incluso lanzó la idea de que el modelo que pretende crear contribuya «para tener otros parámetros en el mundo».

¿SERÁ POR ESTO QUE QUIERE DESAPARECER LA MEDICIÓN DEL PIB?

La realidad patética que estamos viviendo desde el 1 de diciembre del 2018, fecha en que lamentablemente para México y los que en él vivimos, llegaron López y su cofradía a mal manejar este país, nos muestra que, en 2019, se contrajo la economía mexicana en un 0.1 %, y para el 2020 la mayoría de pronósticos estiman caídas del PIB superiores al 6 % debido a la pandemia del coronavirus.

No podemos olvidar que López prometió en campaña un crecimiento anual en promedio del 4 % durante los seis años de su administración, pero ante su FRACASO, ha cambiado su discurso para engañar, ahora afirmando en apostar por la redistribución de riqueza y el bienestar. En ese tenor afirmó: «Lo que importaba era el Producto Interno Bruto (PIB), el crecimiento a secas, a rajatabla. Aunque se enfermara la gente, aunque se destruyera el territorio, aunque se afectara el medio ambiente».

LA REALIDAD APLASTA A LÓPEZ

Y aunque seguramente como siempre afirma él tiene otros datos, la realidad lo aplasta y exhibe sus Ocurrencias. El 25 de mayo del 2020, Bank of América recortó su previsión de crecimiento para México de -8% a -10% para el presente año, mientras que para el 2021 estima una recuperación más lenta, con una expansión del Producto Interno Bruto (PIB) ubicada en 2% desde el 4.5% previsto anteriormente.

Ocasionado porque “el estímulo fiscal y monetario en México no está sentando las bases para una recuperación rápida. El estímulo fiscal para ayudar durante la emergencia económica es inferior al 1% del PIB”. Asegurando que las decisiones de la administración actual siguen siendo perjudiciales para los privados.

Citando como un ejemplo claro la decisión de la Secretaría de Energía de dar marcha atrás a la producción de energía renovables, considerando que “las medidas contravienen la legislación desde la reforma energética y frenar la participación privada en el mercado eléctrico, consolidando la generación en el servicio público”. Ya que el cambio nocturno en las reglas de la electricidad pone en peligro la viabilidad de las inversiones privadas en curso.

Advirtiendo que la incertidumbre es alta en torno a las previsiones económicas como el desarrollo en el aspecto de salud. “Creemos que existe incertidumbre con respecto a qué tan profunda puede caer la economía y qué tan débil será la recuperación. Estamos más preocupados por esto último, ya que no hay estímulo político, el clima es anti empresarial y una respuesta pobre a la emergencia sanitaria retrasarían inversión y posible consumo, lo que hace que la recuperación sea débil”.

El 26 de mayo del 2020, nos enteramos de acuerdo al Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) que en el primer trimestre de 2020 el Producto Interno Bruto (PIB) registró una caída de 1.4 por ciento respecto al mismo lapso de 2019, por debajo de la cifra preliminar que publicó el pasado 30 de abril, de 1.6 por ciento. Esta caída anual del PIB es la cuarta de forma continua y la más alta desde el cuarto trimestre de 2009, año de la crisis financiera mundial.

PARA COLMO, BAJÓ LA FELICIDAD

El porcentaje de mexicanos que dice ser “muy feliz” registró una baja de 11 puntos, entre marzo y abril, al pasar de 57 a 46 por ciento, quedando en ese mismo porcentaje en mayo. Así lo revela la serie de encuestas nacionales telefónicas de El Financiero. Según esos estudios, la caída en el nivel de felicidad se dio cuando el país elevó la fase de emergencia de la pandemia, llamando al aislamiento social y pidiendo el cierre de actividades no esenciales. Entre abril de 2019 y marzo de 2020, el indicador había mostrado altibajos, pero con una tendencia general al alza. De acuerdo con el estudio, la baja en la felicidad se observa principalmente entre los entrevistados de estratos bajo y medio bajo de ingreso, entre quienes el porcentaje que se dice “muy feliz” bajó de 46 a 40 por ciento, de marzo a abril, y a 35 por ciento en mayo. En contraste, el estrato de nivel de ingreso medio y medio alto reporta niveles de respuesta “muy feliz”, de 61 por ciento, en marzo, con una baja a 50 por ciento en abril y un rebote a 57 por ciento en mayo.

¿RECULANDO LÓPEZ?

El 25 de mayo del 2020, López nuevamente desde el púlpito de su mañanera, sin importarle lo anterior, dio a conocer que si bien se seguirá midiendo el Producto Interno Bruto (PIB), por las relaciones de México con distintos organismos internacionales, su administración ya trabaja en un nuevo indicador, el cual pueda medir también el bienestar y la felicidad de la población. Asegurando que se mantendrá bajo el compromiso de crecimiento económico de 4 por ciento anual y 6 por ciento al final de su sexenio.

«Tenemos el indicador este del PIB, del crecimiento, pero al mismo tiempo tenemos un indicador sobre los niveles de bienestar del pueblo. Porque no quiere decir que si hay crecimiento hay bienestar, eso está probado, que no siempre es así, crecer es que se acumule la riqueza, pero no implica que esa riqueza se distribuya con equidad, con justicia. Necesitamos medir de otra manera, se está formando un equipo multidisciplinario para definir de este nuevo parámetro, vamos a preguntarle a la gente no solo sobre la cuestión material, sino sobre otros factores o bienestar material, pero también bienestar del alma«.

Así las Ocurrencias de López y su 4-T que se la viven Reculando y Reculando, sin que se vean resultados reales en beneficio de este país y de los mexicanos que lo integramos. Dos preguntas para terminar: ¿Para eso votaron por López y Morena?, ¿Cómo se les dice a los que Reculan y Reculan?

carlosaguila_franco@hotmail.com

@CarlosAguilaFra

 

Comparte en redes sociales:

Leave A Comment

Accesibilidad