martes, abril 23, 2019



La cátedra de la CNTE

Los maestros de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación dieron cátedra en estos días, con bloqueos obligaron al Presidente a darle lo que quieran en la nueva reforma educativa.

Con años de experiencia en lucha, que no en las aulas, la CNTE le cobró a Andrés Manuel López Obrador su apoyo durante la pasada elección presidencial que lo llevó al poder.

Bastó un grito de “traidor” para que el Presidente instruyera a sus empleados en el gobierno y en el Congreso para darle lo que quieran a los maestros disidentes.

Los maestros de la CNTE mostraron un músculo que probó que pueden desestabilizar al gobierno de Morena.

Cuatro veces logró suspender las sesiones la Cámara de Diputados para que legisladores como Mario Delgado, Porfirio Muñoz Ledo y la mayoría de Morena decidieran incluir todas las propuestas de la Coordinadora.

La tarea bien hecha por los maestros. Lograrán lo que ellos siempre han querido.

El Presidente les dijo que jamás utilizará el puño contra ellos y cómo no, si la coordinadora fue su aliada en la pasada elección presidencial.

Responderle a los maestros disidentes como ellos quieren le aseguran al Presidente su voto una vez que en 2021 se exponga nuevamente en un boleta electoral a la revocación del mandato.

López Obrador le habla a sus votantes y la CNTE el voto de 100 mil familias que dependen de la CNTE

¿Piensa usted que se iba a pelear con ellos?

Lo cierto es que la educación en México seguirá como siempre, pésima y en los peores niveles de calidad en el mundo.

Pero el gobierno tendrá una muy buena relación con los maestros disidentes…

Y a todo esto, ¿dónde está el sindicato de trabajadores de la educación? Ese que encabeza Elba Esther Gordillo, ex carcelada por López Obrador y que cuenta entre sus filas a más de un millón de 700 mil profesores agremiados.

Ellos ya piensan en su poder electoral que tendrá una vez que tengan su partido “redes sociales progresistas”.

Comparte en redes sociales:

Leave A Comment

Accesibilidad