lunes, diciembre 17, 2018



Inicia Cuarta Transformación con despilfarros, ¿Y la Austeridad Republicana?

diciembre 5, 2018
526 Views

Inicio oficialmente la administración de López Obrador este pasado 1 de diciembre y su cacareada Cuarta Transformación Republicana, que muy contrario a su también cacareada Austeridad, el despilfarro estuvo presente.

Importante analizar cómo fue este inicio desde su toma de protesta como Presidente, dado que se llevó a cabo con una serie de cambios de como se habían realizado con los anteriores presidentes.

Para la toma de posesión, el presidente del senado, Martí Batres, había anunciado que los cadetes del Heroico Colegio Militar escoltarían a AMLO y que no acudirán armados.

Y así fue, rompiendo la tradición de que eran militares del Estado Mayor Presidencial, quienes tenían esta responsabilidad. Ante este cambio es importante destacar que los cadetes son militares en formación, razón por la cual sin menospreciar su capacidad y conocimientos, aún no están preparados NI AUTORIZADOS para actuar en caso de que algún problema se presentara con la seguridad y protección del presidente.

Cabe recordar que el Estado Mayor Presidencial es un grupo de élite, órgano técnico militar que tiene la responsabilidad de garantizar la protección del jefe de Estado y de su familia.

Pero el hoy presidente en funciones, anunció desde su campaña, que ya no lo utilizaría dentro de su plan de “austeridad republicana”. Supliéndolo con una “ayudantía” de 10 mujeres y 10 hombres no armados, que recibirían entrenamiento “no necesariamente en seguridad”.

Desde que salió Amlo de su casa para dirigirse a la Cámara de Diputados, fue notorio que su ayudantía de 20 integrantes, no sirvió para nada, fueron avasallados por los medios de comunicación que intentaban entrevistar a Amlo o tomar imágenes.

Posteriormente a la salida de la Cámara de Diputados en que sintiéndose todavía en campaña, o rockero, Amlo se salió de su área de protección para dirigirse a la malla que separaba a ciudadanos que querían saludarlo, y volvió a suceder lo mismo, sus 20 de la ayudantía, fueron rebasados de inmediato por los medios de comunicación.

Las imágenes mostraron a un presidente expuesto a que cualquier persona pudiera agredirlo con toda libertad, e inclusive sucediera sin que esa fuera su intención, solamente por intentar hacerle una pregunta o tomar una imagen. Por esa razones Amlo se movía de un lado con la Banda Presidencial subiéndole y bajándole, como si fuera cualquier accesorio que tuviera puesto, dado que la tenía encima del saco, exponiéndolo a que si alguien por error o con intención se la jalara, pudiendo lesionarlo o arrancársela. Me hizo recordar su toma de protesta como “presidente legítimo” en el Zócalo cuando le colocó su “banda presidencial de chaquira” Rosario Ibarra de Piedra y al no podérsela colocar se la puso en el cuello y en broma y en serio, casi lo ahorca. Y al estilo del cómico Eugenio Derbez externara “Oígame no, no mi horque.”

De igual manera estuvieron anunciando que el objetivo en la toma de posesión de AMLO sería “austera y solemne”, con una limitada presencia de militares. Llegándose al extremo de seguir insultando a los militares sin ninguna necesidad de hacerlo.

En ese tenor, “Don apellidos Fifís”, Porfirio Alejandro Muñoz Ledo Y Lazo de la Vega, expresó: “¡Pelones, no!”, en su calidad de presidente de la Cámara de Diputados, a mediados de octubre, que no quería militares y hombres armados en la toma de protesta de su jefe AMLO. Inclusive se emitió un comunicado de la Cámara de Diputados rechazando que se fuera a implementar un “súper cerco de seguridad”, “Solo la seguridad preventiva.

Pero eso sí, la seguridad de los invitados extranjeros y sus delegaciones que asistieron al evento, acorde al manual de la Secretaría de Relaciones Exteriores, fue el ejercito el encargado. Recalcando Muñoz Ledo, que la toma de posesión sea “austera y solemne” ya que es la “refundación de la República”.

Y puede ser que la toma de protesta haya sido austera en la Cámara de Diputados, pero lo sucedido en Palacio Nacional y en la Plaza de la Constitución fue un despilfarro, ahora Republicano o de la nueva Mafia en el Poder.

Analicemos porqué: Los invitados especiales, nacionales y extranjeros fueron invitados a una comida en Palacio Nacional, lo cual obviamente tuvo un costo. Importante acorde a su “transparencia y austeridad” deberían informar cuantas personas asistieron y cuanto fueron los costos de esa recepción.

Y si son tan austeros y republicanos, pregunto por qué no convivieron estos invitados con el “pueblo sabio” que estaba asoleándose en el Zócalo esperando al Tlatoani que terminara su ágape Fifí en Palacio Nacional.

O por qué no haber abierto las puertas de palacio al pueblo para que compartiera el pan y la sal con él y sus “invitados especiales”, antes al contrario, se comportó igual que lo que le criticaba a la Mafia del Poder, ellos adentro y el pueblo afuera.

Al salir ya bien comido, ahora sí a “convivir con el pueblo”, nuevamente fue notoria la inservible ayudantía de su grupo, ya que salió custodiado por mujeres y hombres, pero en cuanto ingreso a la Plaza acompañado de su esposa, fueron rebasados. Vuelvo a insistir, si alguien intentara agredirlo lo pudo hacer libremente, o la gente en su afán de saludarlo, también pudieron lesionarlo.

Es necesario no perder de vista lo que debe haber costado esta parafernalia del evento, a pesar de que insisten e insisten en que no les gusta y que son austeros. De inicio, ¿cuánto costó transportar a quienes estuvieron en el Zócalo? Porque solamente un iluso, por no llamarle de otra forma, les creería que llegaron solos, por sus propios medios. De igual manera el escenario donde estuvieron para la ceremonia de los indígenas, bocinas, iluminación, cuesta y varios millones.

De igual manera el traslado y gastos de los “indígenas” también debe haber sido bastante costoso, porque vuelvo a insistir, no llegaron solos ni por sus propios medios. Toda esa logística costó y mucho dinero. Por ello pregunto, ¿era necesario ese gasto?

Al analizar esta “ceremonia indígena” surgieron varios hechos que llamaron la atención. Primero y recordando lo afirmado por la esposa del hoy presidente en funciones, esta administración sería Sin Primera Dama, afirmando “poner fin a la idea de la primera dama” y ser simplemente la compañera del próximo presidente” Al igual que declarar que ella no figuraría en eventos, porque los reflectores son para su esposo el presidente. Entonces ¿por qué lo acompañó a la “ceremonia indígena” donde entre otras cosas los purificaron antes de recibir el bastón de mando?. ¿La purificaron porque ella también lo recibió?

Otro aspecto fue cuando alzaban el brazo para saludar a los cuatro puntos cardinales, Amlo lo hacía con el brazo derecho y su esposa con el izquierdo. Ese brazo levantado hacia el frente me hizo recordar las épocas de Adolph Hitler y su nefasto grito de saludo fascista!!Heil Hitler¡¡.

Asimismo en la ceremonia de entrega del Bastón de Mando, un médico indígena se puso de rodillas ante López Obrador, y luego él se arrodilló también. El médico, del que no sabemos su nombre, ni porque le digan médico, le dijo a Amlo en hñähñu, lengua de ese pueblo:“Los saludo en este día, le damos la bienvenida, todos estamos aquí, mucho pedimos que le vaya bien, porque aquí es difícil, porque aquí es de los mestizos, por eso estamos aquí, por eso estamos aquí con nuestro hermano, que no le sea difícil hermano nuestro, estamos contigo hermano, ¡qué será de nuestro hermano!, ¡qué será de nuestro hermano el gran maestro!”.

De este “médico indígena” me llamaron la atención varias cosas, ¿por qué no iba con atuendo indígena? ¿por qué llevaba una camiseta con logos al frente y atrás que decían “Materiales para Construcción Martínez”? y su mochila que portaba, con los logos de una marca de productos deportivos extranjera.

100 COMPROMISOS DE LA CUARTA TRANSFORMACION

Para finalizar no conforme con todo lo que tardó la ceremonia indígena, Amlo les recetó a los asistentes, sus 100 compromisos de la cuarta transformación, ante lo cual y a pesar de que en el numero 27 Amlo les pregunto que eran 100 que si lo aguantaban, la gente empezó a abandonar el Zócalo, cansados, asoleados, de las múltiples horas que ya levaban ahí.

Ahí en el Zócalo de la Ciudad de México, la principal plaza pública del país, luego de recibir el bastón de mando de los pueblos originarios de nuestra gran nación, Amlo reafirmo el compromiso de no mentir, no robar y no traicionar al pueblo.

Como colofón, pregunto ¿Si fue una ceremonia indígena religiosa está permitido por ley que esté presente el Presidente portando la banda presidencial? ¿Qué mensajes se recibieron con esta ceremonia indígena tanto en el país, en el extranjero? ¿Qué opinarán los diversos sectores y protagonistas importantes como el clero y otras religiones? Finalmente, ¿qué opina usted estimado lector?

 

Comparte en redes sociales:

Leave A Comment

Accesibilidad