jueves, mayo 23, 2019



El México en chiquito

La necedad generalmente siempre lleva a disminuir las expectativas y así le está pasando al gobierno de Andrés Manuel López Obrador, todo por aplicar un estilo del “me canso ganso”.

Así le pasó con el Nuevo Aeropuerto Internacional de México en Texcoco, principal bandera en su campaña al prometer que ese proyecto se cancelaría por el alto costo que representaría a los mexicanos.

Con una consulta patito, López Obrador, aún Presidente electo, decidió la cancelación del NAIM y en su lugar propuso la construcción de tres aeropuertos chiquitos: remodelación de la actual terminal aérea Benito Juárez, el de Toluca y la construcción del de Santa Lucía.

Su política de México en chiquito lo está llevando a la construcción de cosas chiquitas en vez de grandes proyectos que podría generar mayores beneficios.

La idea de que se construyan tres aeropuertos chiquitos en vez de uno grande es pensar muy limitado. Se invertirá mucho para ganar poco, el viajar por avión en el país será un caos.

Lo mismo le pasará con la otra propuesta y promesa de campaña: la construcción de la Refinería de Dos Bocas en Tabasco.

Al no encontrar a una empresa internacional que construyera la central energética, por rebasar el monto económico presupuestado y el tiempo planeado de construcción, López Obrador decidió construir dos pequeñas refinerías en dos fases, las que de ninguna manera serán la planeada originalmente.

Ante la imposibilidad de conseguir sus propuestas, el Presidente pone curitas a una herida que se desangra. Se está dando cuenta que sus promesas de campaña ya no pueden ser las acciones de gobierno.

Y no se le está pidiendo que rectifique o regrese al pasado, finalmente se le eligió para gobernar.

Se le está exigiendo que gobierne para el beneficio de todos los mexicanos. Como Presidente no debe de distinguir entre rico y pobres. Sus políticas deben de empujar al desarrollo nacional.

Cancelar el aeropuerto en Texcoco fue una mala decisión y cada día que pasa se reafirma, los tres aeropuertos chiquitos solo generarán caos y más gasto.

El decidir que la Secretaría de Energía y Pemex construyan una refinería más chiquita generará corrupción y un gasto mucho mayor, el cual será escondido porque el Presidente de no puede fallar.

La política del México chiquito se está imponiendo, se hará porque el Presidente dice pero no por el beneficio del país.

Al final de su sexenio se padecerán las consecuencias y ya nada se podrá hacer.

Pd. El próximo 19 de junio se llevará a cabo el único debate entre candidatos al gobierno de Puebla, el INE, que decidió organizar los comicios pese a contar con un Instituto Electoral local, ha presupuestado 9.3 millones de pesos para su organización, un robo para los poblanos, el primero que seguro padecerán por eso preguntarle a Lorenzo Córdova y Ciro Murayama si ¿tienen la conciencia tranquila ante üeste atraco?

@agsarubbi

 

 

Comparte en redes sociales:

Leave A Comment

Accesibilidad