martes, enero 22, 2019



Despedidos y desempleo

En su afán de acabar con un sistema con el que siempre peleó, el Presidente Andrés Manuel López Obrador ha barrido con todo y contra todo.

 

Ha señalado que los males del país están dentro del gobierno, de ahí que ha decidió darle su toque y su esencia.

 

Cobijado con el escudo de la austeridad, el nuevo mandatario decidió echar a la calle, sin liquidaciones, a miles de trabajadores de confianza y quienes laboraban en organismos que él ve como inútiles para su proyecto político.

 

López Obrador ha decidido sacar de la administración pública a los trabajadores de ProMéxico y el Instituto Nacional del Emprendedor, así como a quienes trabajaban bajo contratos de honorarios en el SAT, IMSS y otras dependencias del gobierno federal.

 

Los echa sin reconocimiento ni liquidaciones y aunque dentro de ellos existen los famosos aviadores, todo trabajador en México tiene derecho a que se les respete sus derechos elementales.

 

La liquidación y el reconocimiento laboral son derechos adquiridos y más allá de que si en su proyecto político son útiles estas dependencias, no cumplir con ésta obligación nos podría llevar a un terreno muy peligroso.

 

Cuando un Estado opta por no respetar los derechos de sus gobernados nos encaminamos a un dictadura, esa palabra que tanto tememos los mexicanos hacia Andrés Manuel.

 

Si hoy no se hace nada para que se respeten los derechos laborales de quienes son despedidos, se abrirá un camino que no tendrá regreso.

 

No podemos restarle importancia al incumplimiento de las liquidaciones de la gente de ProMéxico porque hoy son ellos, después se irán contra los derechos humano, civiles y hasta Politicos.

 

Ya se ha advertido sobre la participación de militares en corporaciones policiacas, ya se habló sobre la nueva visión hacia Venezuela y la crisis humanitaria que se padece.

 

Debemos transitar a una actitud ciudadana de cero tolerancia hacia la violación de derechos y aunque no nos afecte lo que le pasa a estos trabajadores, debemos de exigir que se cumpla con la ley.

 

Si no lo hacemos, avanzaremos a un camino sin vuelta atrás. La cuarta transformación debe viajar en el vehículo de los derechos humanos.

@agsarubbi

 

Comparte en redes sociales:

Leave A Comment

Accesibilidad