lunes, agosto 10, 2020



Científicos relacionan tipo raro de inflamación cerebral con COVID-19

julio 11, 2020
170 Views

Las complicaciones neurológicas del COVID-19 pueden incluir delirio, daño nervioso, derrames y un raro tipo de inflamación cerebral, aunque los investigadores no tienen claro, en este último caso, si es producto del coronavirus o de la reacción inmunitaria, según un estudio que publica la revista Brain.

El estudio del University College de Londres (UCL) y su Hospital Universitario (UCLH) se hizo con una muestra de 43 pacientes, algunos de los cuales no experimentaron síntomas respiratorios severos, sino que los primeros y principales fueron de tipo neurológico.

Según la investigación, “parece” que, debido a la pandemia, está aumentando la prevalencia de una “rara y a veces mortal” afección inflamatoria, la encefalomielitis diseminada aguda (ADEM), indica un comunicado del UCL.

De entre todos los pacientes, 12 presentaron inflamación cerebral y, de ellos, nueve sufrieron ADEM, una afección que normalmente se ve en niños y que puede desencadenarse por infecciones virales.

El SARS-Cov-2 no fue detectado en el líquido cefalorraquídeo de ninguno de los pacientes del estudio, lo que “sugiere que el virus no atacó directamente al cerebro para causar la enfermedad neurológica“, indica a nota.

Por eso, consideró que habría que estar atentos y “vigilar estas complicaciones en personas que han tenido COVID-19. Queda por ver si veremos una epidemia a gran escala de daños cerebrales relacionados con la pandemia, tal vez similar al brote de encefalitis letárgica en los años 1920 y 1930, después de la pandemia de gripe de 1918″.

En el grupo de pacientes con los que se hizo el estudio, los investigadores identificaron, además, 10 casos de encefalopatía transitoria (disfunción cerebral temporal) con delirio, lo que se corresponde con estudios previos que hallaron evidencias de delirio con agitación, agrega la nota.

Además, ocho pacientes presentaron accidentes cerebrovasculares y otros tantos daños nerviosos, en especial el síndrome de Guillain-Barré, que normalmente sucede después de una infección respiratoria o gastrointestinal.

Los datos apuntan también la existencia de un “número mayor de lo esperado” de pacientes con accidente cerebrovascular. La aparición de coágulos de sangre en el cuerpo ya ha sido identificado por otros estudios como una complicación frecuente de la enfermedad.

Ross Paterson, también firmante del artículo, señaló que “dado que la enfermedad solo ha estado presente durante unos meses, puede que no sepamos aún el daño a largo plazo que puede causar el COVID-19″.

Los médicos, agregó, “deben ser conscientes de los posibles efectos neurológicos, ya que un diagnóstico temprano puede mejorar los resultados de los pacientes” y destacó que las personas que se están recuperando del virus “deben buscar consejo profesional de salud si experimentan síntomas neurológicos“.

Con información de EFE

Comparte en redes sociales:

Leave A Comment

Accesibilidad