miércoles, noviembre 13, 2019



Baja California sin ley

octubre 14, 2019
114 Views

Regresamos a los viejos tiempos en México donde la ley se aplicaba si te convenía. Si la Constitución no me sirve pues ¡hay que cambiarla, para eso gobernamos!

Más que dos preguntas realizadas este domingo 13 de octubre a los habitantes de Baja California, el Presidente Andrés Manuel López Obrador, por omisión y complicidad, y Jaime Bonilla, gobernador electo, nos la aplicaron como en los siglos XIX y XX.

En baja California no solo se violó la ley al convocar a una consulta para preguntarle al “pueblo” si estaba de acuerdo en confirmar la reforma que realizó el Congreso local para que se mantenga un proyecto de cinco años, sino que se lastimó considerablemente nuestra vida electoral, la que hasta el día domingo nos indicaba que sólo por medio del sufragio se podría llegar al poder.

En Baja California, Morena nos enseñó que todo lo que luchó en el pasado, llámese Partido Comunista, Frente Democrático, Partido de la Revolución Democrática y ahora Movimiento de Regeneración Nacional fue pura hipocresía.

Llegó al poder y nada de sus luchas democráticas recordó, con lo que se fortalece la idea de que AMLO y sus secuaces llegaron no para gobernar sino para vengarse.

Toman revancha de un sistema político que siempre los marginó, por eso ahora pretenden aniquilarlo y cambiarlo por uno que sí les sirva.

En la mente de los gobernantes de Morena está la idea obsesiva de quedarse en el poder. Tanto tiempo les tardó llegar que no la dejarán ir.

Morena se ve ocho décadas en el poder y por qué no más que su abuelo el PRI.

¿De lo que pasa en Baja California tiene la culpa AMLO? Claro que si, aunque él se declare en huelga de declaraciones sobre el atropello a la democracia.

Tal como lo ha reconocido en sus ocurrencias mañaneras, en México nada pasa sin la autorización del Presidente. Por eso decimos que, si en ese estado la democracia ha muerto a manos del futuro usurpador Jaime Bonilla, es porque el mandatario lo aprobó y lo protegió.

La democracia mexicana está herida. Seguramente sufrirá cambios. Después de la consulta de ayer que le dio la posibilidad de que un gobierno se amplié su plazo de 2 a cinco años sin la necesidad de pasar por las urnas, todo cambiará: desaparecerá el Instituto Nacional Electoral, nuestra ley electoral ya no existirá y sólo tendrá validez el dedo Presidencial que todo lo decide.

Estamos en momento de extremo peligro, si no nos damos cuenta es porque estamos o hipnotizados por un Presidente engañabobos o porque nuestro desprecio a la vida política es tan grande que nos da lo mismo quién gobierna, cómo llega y qué hace con el poder.

@agsarubbi

 

Comparte en redes sociales:

Leave A Comment

Accesibilidad