sábado, septiembre 21, 2019



Venganza de la izquierda

agosto 19, 2019
127 Views

 

En la política mexicana no hay amistades, sólo aliados cuando conviene.

La detención de Rosario Robles lo comprobó al entrar a Santa Marta, acusada de desviar 5,300 millones de pesos cuando estuvo a cargo de las Secretarías de Desarrollo Social y la de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano.

Rosario es una mujer de todas las batallas en todos los frentes. Desde el sindicato de la UNAM, a la fundación del PRD y hasta ser la primera mujer que gobernó la Capital del país.

Cuauhtémoc Cárdenas, símbolo de la izquierda, confío en ella. Le dejó el poder en la Ciudad de México y en los pocos meses que estuvo al frente de la administración, aseguró el triunfo de Andrés Manuel López Obrador.

Sin embargo, durante su trayectoria Rosario Robles se hizo de enemigos que la odian al extremo.

La lista es larga: Dolores Padierna y René Bejarano, por aquel escándalo de la corrupción de Carlos Ahumada; la corriente de los Chuchos (Jesús Ortega y Jesús Zambrano) quienes denunciaron que Robles había dejado con una deuda incontrolable; Martí Batres, Ricardo Monrreal, Yeidkol Polevnsky, y todos aquellos que están en el poder actualmente.

Pero el enemigo más poderoso que tiene la ex perredista es Andrés Manuel López Obrador, quien finalmente la mandó a la cárcel.

El mandatario no iba a dejar pasar. Se sintió traicionado cuando Robles se fue con Peña Nieto y tenía que vengarse del caso Ahumada que exhibió a varios de sus incondicionales René Bejarano, Carlos Imaz (entonces delegado en Tlalpan) y el ex secretario de Finanzas, Gustavo Ponce, quien fue captado jugando en las Vegas.

La venganza es ya una sopa fría que están tomando los amigos personales de AMLO.

Su sed de revancha logró pasar las fronteras, cuando este fin de semana se detuvo a Carlos Ahumada (ni quién se acordara de él).

Fue retenido en Argentina supuestamente por un fraude al fisco mexicano por menos de dos millones. El juez argentino se rió de esa acusación y lo liberó.

Pero con esta movida, Morena y los amigos del Presidente mostraron que se van a cobrar cada una de aquellas que les hicieron en el pasado.

Van con todo. Y en medio de todos, de Rosario detenida, de Carlos Ahumada fichado por la cuarta transformación, hay un individuo que ve cómo se castiga a quién mostró su verdadero rostro, el de la corrupción, el es René Bejarano.

Él es el amigo del Presidente, el que sigue trabajando para la causa.

@agsarubbi

 

 

 

 

Comparte en redes sociales:

Leave A Comment

Accesibilidad